Dónde Deben Estar Sus Niveles de A1C y Cómo Llevarlos Ahí

Según el Centro de Control de Enfermedades, un Estimado de 21 millones de personas en los Estados Unidos ya han pasado por el susto de escuchar que tienen diabetes.

En conjunto con esos 21 millones de personas, el Centro de Control de Enfermedades (CDE) también establece que un estimado de 8.1 millones de personas no están al tanto que tienen diabetes. Para estas personas, las noticias están en camino, en conjunto con una curva de aprendizaje muy pronunciada llena de nueva terminología tal como “glucosa en la sangre”, “insulina”, y “niveles de A1C”.

Así que, cuando ya ha sido diagnosticado o sabe de un ser querido que lo ha sido, es una buena idea el aprender a manejar la diabetes, incluyendo los niveles de A1C.

Hechos Sobre los Niveles de Glucosa en La Sangre

La gestión exitosa de la diabetes gira alrededor de la administración de la glucosa en la sangre y los niveles de insulina. Según WebMD, la glucosa es un componente de la sangre.

La glucosa es realmente un tipo de azúcar que el cuerpo obtiene cuando come alimentos clasificados como carbohidratos. Es críticamente importante como una fuente de energía para casi toda función del cuerpo. El Centro Nacional para Información de Biotecnología (NCBI, por sus siglas en inglés), reporta que cada uno de los órganos del cuerpo tiene lo que se llama un “perfil metabólico”. Esto significa que cada órgano requiere diferentes niveles de energía y en diferentes formas.

Por ejemplo, el cerebro requiere infusiones constantes de glucosa, las cuales son la fuente primaria de energía. Los tejidos musculares también tienen una alta necesidad de energía basada en glucosa, aunque a diferencia del cerebro, estos tejidos pueden almacenar parte de la glucosa para un uso posterior.

Los niveles de glucosa en la sangre naturalmente aumentarán después de cada merienda o comida. En este momento, el cuerpo liberará insulina, una hormona producida por el páncreas, para mantener los niveles de glucosa en la sangre estables. Niveles de glucosa muy altos o muy bajos pueden causar daño irreparable a otros órganos y sistemas, incluyendo los ojos, nervios, sistema circulatorio y los riñones.

El nombre completo de la prueba de A1C que se usa para medir los niveles de glucosa en la sangre es “hemoglobina A1C” o “glicohemoglobina”. Esta prueba se usa para diagnosticar y monitorear la diabetes.

Lo Que Significa Realmente el Resultado de la Prueba de A1C

La prueba de A1C mide cuanta glucosa se encuentra en su hemoglobina, la cual es una proteína componente de sus células rojas. Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), los resultados se presentan en forma de un promedio expresado como un número o porcentaje.

La ADA recomienda apuntar a un resultado de A1C de 7.0 o menos, pero este número solo sirve para poder tener una idea del nivel que debe tener. Su doctor será capaz de decirle cual debe ser su meta de nivel A1C personal, y puede ser más alta o más baja del promedio recomendado por la ADA.

En muchos casos, su doctor va a querer que se haga una prueba de A1C al menos dos veces por año.

Consejos para Bajar su Nivel de A1C

Entender lo que es la glucosa, como actúa la insulina para mantener los niveles de glucosa en la sangre estables, y cómo se usa la prueba de A1C para medir sus niveles personales le da la información necesaria para gestionar sus metas contra la diabetes. Para empezar a reducir su nivel de A1C el día de hoy, intente algunos de estos consejos:

1. Haga de su desayuno la comida más grande y llena de energía.

Un estudio del 2015 sugirió que emparejar un desayuno de alta energía con una cena de baja energía hará un buen trabajo en gestionar los niveles de glucosa en la sangre a través del día. Igualmente, mantener una agenda de comidas consistente puede ayudar a los niveles de glucosa en la sangre a mantenerse constantes y, como bono adicional, le ayudará a perder peso.

2. Haga 20 a 30 minutos de ejercicio moderado al día.

El U.S. Health News reporta que hacer 20 a 30 minutos de ejercicio físico casi a diario puede ayudar a generar masa muscular magra y reducir el tejido adiposo (grasa). Esto es crítico porque tener masa muscular magra puede almacenar más efectivamente la glucosa como energía, quitándola del torrente sanguíneo y mantener su nivel de A1C bajo a lo largo del tiempo.

3. Apunte a porciones Y contenidos calóricos balanceados en cada merienda.

Como reporta el Everyday Health, tanto lo que elige para comer y cuánto come importan de igual manera cuando está controlando la diabetes. Las comidas con un contenido menor de almidón, bajo contenido de azúcar, y un alto contenido de agua le darán a su cuerpo las herramientas necesarias que necesita para manejar los niveles de glucosa en la sangre entre las comidas.

Buenas Elecciones Dietéticas para Gestionar los Síntomas

Mientras que un menú amigable con la diabetes no sonará muy atractivo al principio, si usted ha estado acostumbrado a comer muchas comidas procesadas, comidas rápidas o comidas con mucha azúcar o grasa, estas son quizás las causas por la que sus niveles de A1C hayan aumentado en primer lugar. Especialmente si ha sido diagnosticado con diabetes tipo 2.

Estos son algunos consejos de la ADA en cuanto a lo que debe incorporar a su dieta:

  • Granos enteros (no refinados)
  • Vegetales sin almidón frescos o recién congelados
  • Frutas frescas o recién congeladas sin azúcar añadida
  • Proteínas magras
  • Leche baja en grasa u otro tipo de leche
  • Grasas saludables (monoinsaturadas y poliinsaturadas) con ácidos grasos de Omega 3. Comidas que contienen grasas saludables serían la semilla de lino (aceite), nueces, aceite de pescado y salmón.
  • Frutas cítricas, especialmente el limón, para una dosis diaria de vitamina C y fibra soluble.
  • Limitar o eliminar por completo el alcohol de cualquier tipo, y limitar su consumo de meriendas y dulces de altas calorías.

¿Qué Comidas Debe Evadir?

Ultimadamente, las comidas que pueden causar que se eleven los niveles de A1C son las mismas comidas que pueden causar muchos problemas a su cuerpo, incluyendo enfermedades cardiacas y cardiovasculares, enfermedad renal, función inmunológica reducida, enfermedad hepática, y otras condiciones potencialmente mortales.

De hecho, La Escuela Médica de Harvard reporta que el consumir un exceso de azúcar regularmente puede realmente aumentar su riesgo de contraer una enfermedad cardiaca mortal.

El evadir comidas altas en azúcar, altas en grasa y procesadas le hará bien a su cuerpo en más maneras que solamente balancear sus niveles de glucosa. En conjunto con estos lineamientos, también hay ciertas comidas no tan obvias a evadir, siendo la principal las comidas hechas con harina blanca.

Cambios Importantes en el Estilo de Vida

No hay duda de que el ser diagnosticado con diabetes puede ser estresante. Desafortunadamente el estrés, al igual que el azúcar, es un asesino documentado. El Centro de Educación para la Diabetes nota que los niveles fluctuantes de glucosa en la sangre pueden arrojar a su cuerpo bajo estrés, así que, al agregar estrés ambiental, su diabetes puede ser más difícil de manejar.

Lo mejor que puede hacer para ayudar a su cuerpo es hacer cualquier cosa que le pueda ayudar a desestresarse. Esto le ayudará a estar saludable tanto en cuerpo y mente.

Sherry Yates Young / Shutterstock.com